21 ago. 2014

Lo que hace un libro.

Entrada publicada originalmente en Libros, café y un pez.

Hace poco En enero terminé de leer “Momentos Estelares de la Ciencia“, por Isaac Asimov. Como podrán darse cuenta, al ser uno de mis autores favoritos de este género, el libro me encantó. No solo por que me enseñó la historia de una parte de la ciencia y me mostró la vida de algunas de las grandes mentes del pasado, si no por que abrió mis ojos de nuevo al valor de un libro.
No me malentiendan, conozco la importancia de los libros. Los he amado toda mi vida. Sinceramente no creo que sería la mitad de lo que soy, ni tendría la mitad del conocimiento que tengo si no fuera por ellos. Los tengo por toda la casa. No pasa un día sin que lea un poco de alguno… Sin embargo, Asimov realmente me puso a reflexionar.
Primero que nada, lo que Isaac Asimov establece sobre la imprenta:
Mis papás siempre me cuentan que básicamente les EXIGÍ que me enseñaran a leer cuando estaba pequeña. Recuerdo tardes enteras sentada en la sala con mi papá, cada quien leyendo su libro. Leer es una de las cosas que más me gustan en el mundo. Pero, como bien dice el autor, antes el saber hacerlo era una pérdida de tiempo.
Esto me puso a pensar en el privilegio que es el poder leer. Leer abre nuestra mente, nos enseña, nos instruye, nos moldea como personas. Es muy triste el saber como ahora, que hay tanto que aprender a través de la palabra escrita, haya millones de personas que no saben como leer ni escribir.
Muchas de las figuras que Asimov presentó en el libro no tuvieron padres estudiados. Algunos tuvieron su primer encuentro con un libro porque trabajaron en una biblioteca, se les ocurrió hojear alguno y quedaron cautivados. ¿Qué hubiera pasado si jamás hubieran tenido la oportunidad de abrir un libro? ¿A cuántas mentes brillantes les estamos impidiendo desarrollarse por no haber acceso suficiente a la lectura?
La gente que lee en esta época es rara, la gente que sabe leer (y no me refiero a poder interpretar visualmente la palabra) es aún más rara… y la gente que aplique lo que lee y aprende ¡ni se diga! Inculcar el hábito de la lectura en niños y jóvenes no es una prioridad para los padres, es más fácil y cómodo criarlos al cuidado de un televisor.
¿A dónde nos llevará esto? ¿A dónde nos está llevando, ahora mismo?
Un buen libro es algo muy valioso.
Mejor lee.

6 comentarios:

  1. Hola^^
    La verdad es que tienes mucha razón en eso todo que has dicho sobre los libros.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es un tema realmente extenso, si lo pensamos, los libros crean libros. Que habria sido de Alejandro Dumas si no hubiera aprendido a leer, o el propio Asimov. Si queremos que nuestros hijos lean obras maestras, tendremis que ser nosotros quien les enseñe e inculcarles que el saber leer y escribir es un privilegio que deberian compartir.
    Una entrada genial ; D
    Un besoo
    Lena

    ResponderEliminar
  3. Total y absolutamente de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
  4. Leer te abre la menta, te hace diferente, más perpicaz. Nuestro Asimov, como siempre, tenía razón. La imprenta fue la que creó la opinión pública, porque, como un pueblo puede aprender, si no es a traves de la lectura?

    ResponderEliminar