11 jul. 2014

Blog: Cómo aprendí a leer…

Siempre me consideré lectora porque comencé a tener curiosidad por los libros desde una edad temprana y tenía un particular gusto por ellos, pero no fue hasta este año que me dí cuenta que no sabía leer. Obvio no me refiero a leer en el sentido literal, sino que al siempre estar rodeada de personas que no leen o leen poco, yo pensaba que leía lo suficiente. Siempre me había gustado mucho dedicarle tiempo a la lectura. Cuando iba a leer, lo hacía por horas, lo hacía hasta cansarme, iba a una cafetería y leía mientras tomaba mil tazas de café aguado, pero no leía en ningún otro momento, entonces, no leía realmente.

No estoy diciendo que para ser lector hay que leerse 80 libros en un año, no, pero cuando recuerdo mis hábitos de lectura a mis 20 años me doy cuenta de lo mucho que han cambiado y como me gustaría haber leído como leo ahora en ese entonces.

El año pasado hice una apuesta con un amigo de leer 20 libros, nunca había leído más de 10 en un año, así que lo veía difícil, y aún con el miedo y sin la costumbre, terminé leyendo 40 en 10 meses. Hasta el 2013, antes de mi apuesta, había leído un total de 71 libros en toda mi vida. EN TODA MI VIDA.Sólo entre el año pasado y los 6 meses y 11 días de éste, he leído 92 libros, 92 en menos de dos años cuando me tomó 27 años leer 71. De haber leído a los 20 como leo ahora, mi número de libros sería exorbitante.

Ya me alargué sin mencionar lo que quería desde un principio, las pequeñas cosas que lograron que lea como leo ahora:

SABER QUÉ QUIERO LEER:
Antes de iniciar el año, hice una lista de libros y autores que quería leer. Quería leer clásicos, así que enfoqué mi lectura en clásicos. Mujercitas, Frankenstein, El Fantasma de la Ópera, Pinocho, etc. Cada que veía un clásico en la librería, lo agarraba y lo leía, no perdía mi tiempo sin saber qué se me antojaba leer.

SABER QUÉ ME GUSTA:
Cuando comencé a leer, vivía de las recomendaciones, “lee ésto, te va a encantar” o “éste es el mejor libro que he leído en mi vida,” pero como cada cabeza es un mundo, muchas veces he leído cosas de las que escuché maravillas y sufrí a lo largo de la experiencia (El Lobo Estepario casi logra que me arranque los ojos). Recomendar un libro (o un disco, una película, etc) está bien, fomento a que lo hagan, pero piensen que sus gustos pueden ser muy particulares, por eso siempre que alguien me pide una recomendación primero les pregunto “¿qué te gusta leer? Porque ODIO que me recomienden algo que termino detestando, pero ya que me lo recomendaron, me siento en la obligación moral de leerlo. El momento en que me dí cuenta que repetía cierto tipo de libros (misterio, detectives, thrillers, horror, crimen, etc) fue que comencé a irme directo a ese tipo de literatura en lugar de perder mi tiempo con cosas que tal vez no me gusten, no tengo tiempo para perder en un libro malo.


LEER EN TODAS PARTES:
El año pasado, después de leer Mientras Escribo de Stephen King, aprendí que para leer uno no necesita dedicarle muchas horas, ni tener momentos o lugares específicos para hacerlo. Así que éste año apliqué esa técnica de siempre llevar un libro conmigo y leer en esos momentos en que en otras épocas tal vez hubiera matado tuiteando.

“En general nunca salgo sin un libro. Nunca se sabe cuándo apetecerá tener una válvula de escape” — Stephen King

Ver a Stephen King leyendo durante un partido de Baseball me inspiró como nada en la vida a aprender a bloquear mi cerebro de los ruidos del exterior y leer donde pueda. Yo siempre llego temprano al trabajo, así que leo mientras espero, leo en mi descanso, leo en lo que espero el almuerzo y así, literalmente leo en donde puedo.

EL CELULAR/TABLETA:
Yo no tengo una tableta, pero me compré un celular bastante grande, nunca había leído y nunca me hubiera imaginado leer en mi celular, pero resultó bastante productivo, como ya dije, la clave está leer en esos momentos aburridos. Cuando voy al Doctor, siempre hay una fila kilométrica y siempre tengo que esperar mínimo una hora, saco mi celular o un libro y me pongo a leer. Hoy fui al banco y estaba cerrado, faltaba media hora para que abran, me puse a leer. Mi papá tiende a ponerse a conversar con cuanta persona se encuentra en la calle, así que mientras el platica felizmente, yo leo, cuando antes solía desesperarme porque me aburría. Leo en todas partes y se lo debo mucho a Stephen King.

LEER ANTES DE DORMIR:
Principalmente leo antes de dormir, y ya que duermo todas las noches (duh) entonces leo diario. Hasta cuando estoy muy cansada y me muero de sueño, leo aunque sea una página o dos, pero leo. No me gusta ver televisión, nunca me ha gustado, por lo consecuente, no pierdo tiempo viéndola, digamos que en lo que una persona promedio ve televisión, yo leo.

Leer de esta forma ha logrado que lea más y lea mucho mejor. Siento que hasta mi comprensión lectora y mi memoria ha mejorado muchísimo. Pero sobre todas las cosas, leer de esta forma ha logrado que no pierda tiempo leyendo (si eso tiene algún sentido), ya que no leo por tres horas seguidas, ni me paso una tarde entera en una cafetería, lo hago todo el tiempo pero sin ocupar mi tiempo, no sé ni cómo explicarlo. Estoy haciendo las cosas que siempre he hecho, salgo, trabajo, hago mis diligencias, todo igual que antes, pero en vez de perder mi tiempo leyendo twitter, o quejándome de que la fila es muy larga o que mi papá ya se tardó conversando, yo estoy leyendo y el tiempo me pasa volando, y así, hay días que no leo en mi “tiempo de lectura” y aún así leí durante el día.


En fin, Stephen King, como ya he dicho antes y como ya creo canso a las personas por tanto repetirlo, tuvo un fuerte impacto en mi vida, y estaré eternamente agradecida de que aprecie y valore más éste hermoso hábito gracias a él. Me enseñó a leer y eso no tiene precio.

14 comentarios:

  1. Me encanto tu entrada y te entiendo perfectamente cuando dices que "no sabias leer" yo sentí lo mismo hace unos dos o tres años, solamente leía antes de dormir, sin darme cuenta en todo el tiempo del día que lo perdía haciendo "nada".
    PD: Solamente leí Blaze de S.K. y si bien me gusto no llego a llenar mis expectativas, pero cada vez que escucho hablar o ver fotos de él (como la de el leyendo en un partido de baseball) lo tengo más arriba :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Tris!
      Sí, cuando uno ve hacia atrás normalmente nota cosas o momentos que pudo haber aprovechado, pero me da gusto que al menos ahora ya leo con más frecuencia y planeo continuar así :D

      No todas las historias de Stephen King son memorables, no he leído Blaze, pero tiene otras muy buenas, si miedo buscas, lee El Resplandor, tuve miedo como por un mes hahahaha

      Eliminar
  2. ¡Un ejemplo a seguir ese King! :3 Super inspirador viendo a una persona tan reconocida leer tanto , ya que hay muchos escritores que no suelen leer demasiado , pero el ...., bueno , inspirador.

    ¡Me encanto tu entrada! ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ary!
      Sí, a mi me gustó leer el libro Mientras Escribo de Stephen King, especialmente porque me encantó su persona, sus hábitos de lectura y lo constante que es con su trabajo. Hace algunos años tuvo un accidente y ni eso lo detuvo a trabajar, realmente es una inspiración para mi y me emociona que haya logrado compartir esa emoción ♥
      ¡Gracias por leernos! :D

      Eliminar
  3. Ay, Stephen King. Tengo una balda de mi estantería sólo dedicada a sus libros <3

    Me ha encantado la entrada. Yo sí que he leído siempre bastante, desde que era pequeña mi madre siempre me compraba cinco y seis libros por mes y luego ya mientras crecía me los fui comprando yo. Leer es la mejor forma de aprender, disfrutar y conocer cosas que de otra manera quizás no hubieras conocido. Y cuándo alguien me dice que no le gusta siempre le respondo que es que no ha encontrado el libro adecuado, porque hay historias para todos los gustos, estoy segura :3

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Claudia ♥
      En algún punto de nuestras vidas nos llega ese libro que nos hace cambiar de idea :D
      Y awwwwww, envidio tu colección de Stephen King, la mía es nueva y apenas tengo tres libros (dos de los cuales me regaló mi mamá de su colección personal mega vieja hahaha) pero espero pronto tener más libritos de él, son joyas para mi :D

      Eliminar
  4. Muy buena e interesante entrada :) Me identifico bastante contigo pues me acabo de dar cuenta de que me pasa igual que te pasaba a ti, así que intentaré cambiar mis hábitos de lectura y mejorar como lectora.

    Un beso, Candy ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Candy!
      Yo lo hice sin darme cuenta, como todo en la vida, son hábitos, una vez que te acostumbras, ni cuenta te das de que lo haces hahahaha a veces soy irritante porque voy caminando con el celular en la mano y paso a golpearme con todo a mi paso hahaha.
      ¡Saludos y gracias por leernos!

      Eliminar
  5. ¡¡Hola!! ¡¡Me ha gustado mucho tu blog!! ¡¡Te sigo!!
    Tengo uno que hice hace unos meses... ¿Lo visitarías y me dejarías un comentario?
    http://palabrasdearia.blogspot.mx/
    ¡¡Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Aria!
      Claro, ya te sigo :D gracias por visitarnos y leernos.

      Eliminar
  6. Uffa, desde que tengo memoria no salgo sin un libro de casa. Nunca sabes cuando habrá un apocalipsis zombie. I need a book to survive.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me compraré Under The Dome o It de Stephen King, para entretenerme o para golpear a los zombies en la cabeza con ellos, son unas moles hahahaha

      Eliminar
  7. Me encantó Mientras escribo....
    A mi la que me inculcó el habito d ela lectura fue mi madre, por lo que siempre he leído una buena cantidad de libros al año. Y así he seguido.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es increíble :D
      A mi me inculcaron leer, pero no reforcé el hábito hasta ahora, y me da tristeza, tantos libros que pude ya haber disfrutado haha.
      ¡Saludos y gracias por leernos!

      Eliminar